RECURSOS PARA ASPIRANTES A LA DIRECCIÓN ESPIRITUAL

OCTUBRE 2018

 

 Volumen 12

EDICIÓN 4

Una Carta de Nuestro Director Ejecutivo

Rev. Seifu Anil Singh-Molares, MTS

Reverend Seifu Anil Singh-Molares

Queridos amigos,

Después de un recorrido de 38 años como budista y Zen practicante, me complace anunciar mi ordenación como sacerdote Zen el 28 de septiembre de 2018. Mi buen amigo Genjo Marinello Roshi añadió un nuevo nombre de Dharma a mi existente, por lo que ahora seré conocido como el Reverendo Shin den Sei Fu (“viento tranquilo profundamente transmitido”), un nombre que refleja una aspiración y un objetivo a perseguir.

Alguien me preguntó recientemente: “¿por qué te has ordenado?” Y otra persona añadió: “¿Qué significa?”

Ambas son buenas preguntas.

Para mí, la ordenación representa un nivel más profundo de dedicación a mi práctica, que en su núcleo significa un compromiso con el sendero meditativo como una manera de acceder al núcleo místico del Universo o de Dios, o puede referirse al fundamento de todo ser.

“Zen” es la representación japonesa de “Ch’an”, que es la representación China de “Dhyana”, que en sánscrito significa “meditación”. Así que el sendero Zen es literalmente el “camino de la meditación”.

Esto significa continuar mi práctica diaria de meditación de 38 años, pero con una determinación renovada para profundizar. Sin temor, ni expectativa de privilegio alguno, con determinación, humildad y aceptación.

Deslizándome y fluyendo a través de la forma y lo amorfo.

También significa la aspiración de vivir en los votos del Bodhisattva que recito cada mañana, a saber: ayudar a todos los seres vivientes a medida que avanzan en su camino hacia una mayor conciencia espiritual; vivir una vida libre de la esclavitud a los apegos y delirios; nunca abandonar mi compromiso con una mayor comprensión e introspección y honrar y seguir el ejemplo de la vida y los conocimientos del Buda.

Todo esto también fluye y está en armonía con mi papel como Compañero Espiritual.

Vivir acorde a mis votos es ahora una aspiración diaria aún más profunda, incluso cuando no estoy de humor, o enfadado, o insatisfecho de alguna manera. No es sólo algo en lo que vivo cuando me siento bien, alegre, o feliz, pero incluso cuando (y especialmente cuando) experimento las sensaciones opuestas.

Un profesor de artes marciales me dijo hace décadas que “nuestra verdadera medida es cómo nos comportamos cuando estamos bajo máxima presión”, no sólo cuando nos sentimos en nuestro mejor momento, cuando es mucho más fácil. Afortunadamente, todos tenemos buenos días. Pero se trata de cómo respondemos a los malos momentos lo que realmente importa.

Sabias palabras y una prueba difícil.

Mi ordenación también me acerca a alinear todas las facetas de mi vida en un todo coherente: el cumplimiento de mi llamamiento como sacerdote Zen y Director Ejecutivo de Directores Espirituales Internacionales; mi aspiración a ser un padre más afectuoso, solidario y reflexivo con mis seis hijos y un compañero involucrado con mi esposa; para responder a mis amigos y a las comunidades de las que soy parte; y, especialmente, para ser un buen compañero y ayudante de aquellos que pueden estar interesados en acercarse a su propio sentido del misterio y la maravilla de Dios o el Universo.

Básicamente, encajar en una creciente armonización.

Con todas las partes fusionándose perfectamente en el conjunto.

Por último, porque el Zen es, por definición, un enfoque místico budista, quiero reflexionar brevemente sobre una visión inicialmente causada por mi educación cristiana, con un padre hindú y una madre católica, y reforzada a través de mis respetuosos, ávidos y dedicados estudios de muchos caminos espirituales durante varias décadas.

Como estudiante de posgrado en religiones comparadas, escribí mi tesis sobre el misticismo a través de las tradiciones. Siempre me ha impresionado cómo los místicos, a menudo separados por miles de kilómetros de geografía y miles de años de historia, hablan casi uniformemente acerca de sus experiencias: la gran noche del alma, morir antes de morir (un refrán tanto en el sendero sufí como en el Zen, coincidentemente), y renacer en la luz desde la oscuridad.

Estoy convencido de que este manantial místico es el que une y sostiene todos los impulsos espirituales, en cualquier forma en que se manifiesten.

Y que inspira nuestro trabajo como compañeros espirituales.

De modo que, como Reverendo Seifu, me esforzaré por poner tan buen ejemplo como pueda, admitir mis limitaciones cuando no cumplo las expectativas, continuar buscando la luz, y ayudar a tantos de ustedes como quieran mi ayuda a hacer lo mismo.

Que Dios os bendiga a todos.

Y que el Universo os lleve a una mayor y más grande armonía con vuestra verdadera naturaleza.

Contemplación, Acción y Dirección Espiritual

Estos son tiempos inciertos y crudos en los que todos vivimos. Tiempos que desafían nuestra fe, nuestra confianza, nuestro optimismo.

También están ocupados, y a menudo bastante abrumados, con momentos que pueden percibirse como demasiado llenos y ricos. Rebosantes, de hecho. En ellos hacemos más malabares de los que podemos o deberíamos, con balones cayendo al piso a izquierda y derecha, y, en lugar de alinear nuestras energías más óptimamente desde el inicio, dirigimos nuestros esfuerzos a limpiar los desastres resultantes.

Para complicar más las cosas, el mundo parece estar experimentando momentos particularmente duros, con desastres naturales, políticos y humanos de intensidad inusual.

Y puedes agregar todo esto a todos los desafíos “normales” de la vida: enfermedad, trauma, muerte, problemas de relación, desafíos profesionales y hambre espiritual.

Afortunadamente, siempre podemos acudir a un compañero espiritual. Y una de las cosas más importantes que nos pueden ayudar es sintonizarnos a través de la contemplación, contrarrestar algunos de los aspectos más frenéticos de nuestra vida cotidiana con momentos de descanso y tranquilidad.

Y esto, a su vez, nos ayuda a actuar con más confianza, determinación y serenidad.

De hecho, la acción y la contemplación no se contradicen. Más bien, se alimentan mutuamente. Y están ligadas íntimamente como el Taoísta Yin y Yang, o como las dos caras de una misma moneda.

Permitiéndonos estar contemplativamente enfocados en todo lo que hacemos, y poder todavía encontrar espacios dentro de nosotros mismos, incluso en medio de los lugares más concurridos, cuando suelen ser los más necesitados. Estar tranquilos ante el caos, la discordia y el peligro. Aceptar el flujo que lo penetra todo, incluyendo nuestro propio ser, con dignidad, ecuanimidad, aceptación, indulgencia, paciencia y comprensión. Actuar con determinación, pero también con compasión. Permitiéndonos ser francos, honestos y directos.

Y con la esperanza de inspirar a otros a través de nuestro ejemplo. Para que ellos, a su vez, puedan estar tranquilos ante las muchas tormentas de nuestras vidas. Amable ante el odio y la hostilidad. Resistente y tolerante al desafío. Capaz de procesar y discernir.

Esto es lo que los compañeros espirituales intentan hacer. Permitiéndonos encontrar la paz frente a la discordia; serenidad ante el caos y el dolor; y la introspección frente a la confusión y la pérdida.

Permitiéndonos encontrar el lugar donde podamos permanecer, fuertes y llenos de fe, despreocupados, y con nuestra esencia sin comprometer.

Así, los compañeros espirituales escuchan. Y animan. Invitándonos a atravesar los obstáculos que podamos enfrentar, ya sean impuestos por otros, o por nosotros mismos.

Para que encontremos la fuerza que ya reside en nosotros.

Y una vez que hayamos encontrado la armonía entre la contemplación, la acción y la compasión, es probable que nos encontremos fluyendo a través de la vida, superando los inevitables obstáculos que tendremos ante nosotros, y permitiéndonos responder con gracia, empatía y serenidad a los muchos desafíos enfrentándonos a nosotros y al mundo.

Que así sea.

Rev. Seifu (Anil)

Publisher: Spiritual Directors International

Executive Director and Editor: Rev. Seifu Anil Singh-Molares

Production Supervisor: Matt Whitney

Submissions: listen@sdiworld.org

Advertising: ads@sdiworld.org

Listen is published four times a year. The names Spiritual Directors International™, SDIWorld™, and SDI™ and its logo are trademarks of Spiritual Directors International, Inc., all rights reserved. Opinions and programs represented in this publication are of the authors and advertisers and may not represent the opinions of Spiritual Directors International, the Coordinating Council, or the editors.

We welcome your feedback on any aspect of this issue of Listen, or on SDI as a whole. Please send your comments to listen@sdiworld.org

When you visit the SDI website, you can learn about retreats, programs, conferences, and other educational events related to spiritual companionship. You can read descriptions of the spiritual direction relationship from a variety of spiritual traditions, and discover excellent questions to ask yourself and any potential spiritual directors you choose to interview. To locate a spiritual director or guide from a listing of over 6,000, go online to Find a Spiritual Companion Guide.
sdi_logo_1000

The Home of Spiritual Companionship

PO Box 3584
Bellevue, WA 98009